La vida es demasiado corta para seguir las reglas

No hay nada como el olor de un libro viejo, con su aroma tan peculiar y sus páginas gastadas que me devuelven a la época en la que solía leerlo sin parar. No hay nada mejor como el reencuentro con un libro tan amado y lleno de tantos sentimientos. Eso es lo que me pasa siempre cuando retomo la lectura de mis libros favoritos de fantasía, aquellos que siempre me han hecho pensar que lo imposible es posible y los cuales me hacen soñar con mundos fantásticos donde el bien y el amor siempre gana.

Tomo el libro en mis manos como un viejo amigo, saludándolo, amándolo y acariciándolo como si se tratara de un viejo amor perdido. Mientras hago esto sensaciones y pensamientos diversos llegan a mi mente. Siempre he creído que los libros llegan a ti porque los necesitas en ese preciso momento, y tal vez, porque la vida trata de enseñarte algo a través de este.

Los libros antiguos y tan amados no solo te despiertan sensaciones relacionadas con su lectura, además te despiertan impresiones que tuviste en el momento que los leíste. Releer libros no solo se trata de recordar historias que tanto amaste, se trata además de reencontrarte con el yo de esa época y ver cuánto has cambiado desde ese entonces. Ese día en especial con ese libro en particular me despertó la sensación de que todo lo que me proponga se hará realidad, que la vida está llena de oportunidades y solo debes arriesgarte, salirte de tu zona de confort y luchar por lo que quieres.

Lo más interesante de todo es que esa sensación ha estado dormida durante mucho tiempo dentro de mí y ni siquiera lo había notado. El porqué de esto se me escapa de las manos, pero puedo suponer que la vida del adulto siempre intenta dormirte, domarte y mantenerte en una zona donde la conformidad y la estabilidad son confundidas con la verdadera felicidad.

Las reglas impuestas de la sociedad, no hablo de leyes u otras cosas, hablo de las reglas sociales que todos tenemos tan inherentes en la cabeza. Esas reglas o preconceptos que están tan implantados en nuestro ser de cómo deberían ser las cosas y las metas que todos deberíamos tener para hacernos más parecidos unos a otros y objetivar la felicidad.

Y yo pienso que, la vida es demasiado corta para seguir las reglas impuestas por gente que no te conoce o la sociedad que no sabe con qué eres feliz. La felicidad difiere mucho de una u otra persona y eso es lo que nos cuesta tanto trabajo entender, aceptar e incluso pensar en ello. Todo esto es debido a que no nos conocemos a nosotros mismos, esa búsqueda no es un objetivo en el crecimiento como persona y eso nos lleva a andar por la vida haciendo daño, destruyendo y no entregando nada productivo. Tener la capacidad de conocernos a nosotros mismos, tener el carácter y el coraje de seguir nuestros sueños no es algo nada fácil.

No sé si soy la única que me siento así, pero a veces creo que nací en el lugar equivocado. a veces creo que el destino y la vida me tiene para grandes cosas, pero al mismo tiempo aquí estoy otra vez en mi hogar pasando tiempo con mi familia y eso es algo que debo agradecer, pero al mismo tiempo escondida de las cosas que realmente quiero.

¿Porque es tan difícil arriesgarse? ¿Porque es tan difícil seguir tus sueños y aún más porque es tan difícil aprender a conocernos?

La vida es demasiado corta para andar escondiéndonos y demasiado corta para estar perdiendo el tiempo en un lugar donde no nos sentimos a gusto. Suelo tener ese pensamiento mágico de que si algo es para mí seguro será fácil obtenerlo y la vida me ha enseñado que eso no es así.

La vida no es como los cuentos de hadas y fantasías que tanto me gustan, la vida requiere esfuerzo, requiere dedicación, coraje, carácter y sobre todo mucho amor por ti mismo para lograr descubrir que es lo mejor para ti.

Tal vez yo soy una persona muy reflexiva o tal vez debería dejar de preocuparme por las grandes preguntas de la vida, pero realmente dentro de mi está el deseo de realización tan presente como las ganas de dormir.

No es que yo sea diferente a los demás ni quiera cosas diferentes, creo que todos buscamos un lugar en el mundo donde simplemente podamos ser felices a nuestra propia manera. Rompiendo reglas y paradigmas, sorprendiendo a las personas, arriesgándose a equivocarse, cometiendo errores y volviendo a pararse con la frente en alto.

La vida es demasiado corta para dejar de vivir, así sea tan solo un pequeño momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s