Microrelato: Crónicas de consulta externa #1

Llega una paciente muy elegante y arreglada, con sus ojos ansiosos y sus manos inquietas mirando todo a su alrededor como si le causará impresión. Empieza su relato que parece un poco ensayado acerca de las múltiples dolencias que tiene. Su historia es larga y el tiempo es poco, sin embargo escucho con paciencia. Todo su cuerpo duele y dentro de mi pienso por donde empezar con el largo historial que me relata.

La paso a la camilla para examinarla y ella continua hablando de lo que le aqueja. Cuando por fin siento que termina, ella me mira a mis ojos con una picardia viva y me dice:
“Eso es todo doctora” me mira como si se hubiera quitado un peso de encima, cantando victoria por el final del relato. Y además agrega: “Pero yo soy muy feliz”. Veo el amago de una sonrisa y empieza a reírse a carcajadas. Es tan contagiosa su risa, que empiezo a reirme con ella sin pensar en nada más. Nos reímos durante mucho tiempo, ella dejando su felicidad fluir por el consultorio, yo desahogando mi estrés en esa risa compartida que no para.

Y por unos minutos, las dos, un par de desconocidas, fuimos felices.

Momentos mágicos y este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s