DIA 1 BOGOTA-LIMA

Yo viajé desde la ciudad de Villavicencio el día anterior pensando que por ser puente festivo sería algo difícil la movilidad, la carretera estaba muy bien, pero tuve razón. Poco después de pasar por un sector hubo un accidente por lo tanto cerraron la carretera, así que tuve suerte. Esa noche Julián y yo nos quedamos en Colombia at home, una casa hotel muy bonita en el sector de Teusaquillo donde nos habíamos quedado antes pero que realmente es muy lindo y como lo dice su nombre nos sentimos como en casa, además del precio muy económico. Totalmente recomendado si necesitan estadía en la ciudad de Bogotá.

Al día siguiente ya tenemos nuestro vuelo a las 14+20 hacia lima, yo estaba bastante nerviosa no solamente por ser el primer viaje internacional que hacíamos sino también por las noticias que pasaban de Perú. En todas decían los desastres que las lluvias estaban haciendo a todo el país, especialmente el norte, pero también nombraban a lima, así que estaba un poco nerviosa. Llegamos al aeropuerto todo estaba muy tranquilo, no había mucha gente. Nuestro avión era gigante, ninguno habíamos viajado en un avión tan grande, con 3 filas de 3 asientos. Muy cómodo y tranquilo estuvo, además nos dieron almuerzo que fue una delicia. Quedamos muy conformes con esto. Definitivamente Avianca sigue siendo una de mis aerolíneas preferidas.

Llegamos a Lima y nos encontramos con un calor increíble. Incluso dentro del aeropuerto con aire acondicionado hacía mucho calor. Nuestro hospedaje era en Barranco, que es un distrito en Lima muy hermoso, nos recomendaron totalmente que fuéramos. Queda un poco lejos del aeropuerto, pero vale totalmente la pena conocerlo. Nos fuimos en taxi green a 60 soles hasta barranco donde quedaba nuestro hostal. Hay muchas opciones de transporte desde el aeropuerto, pero la más segura siempre serán los taxis dentro del mismo. Llegamos a barranco buscando la calle del hostal y nos llevamos una gran sorpresa. La calle era muy bonita, bastante colonial con vegetación y flores que la hacían muy pintoresca. Nuestro hostal no tenía aviso en la entrada. Había una reja afuera que comunicaba hacia un pasillo bastante descuidado, había varios apartamentos pequeños con pintura blanca desgastada y sucios. Parecía una posada bastante antigua, nada que ver con las fotos de nuestra reserva en Booking. Yo personalmente me desanime mucho, sólo tenía la esperanza de que por dentro fuera más bonito. Tuvimos que esperar como 15 minutos que viniera el dueño a abrir el apartamento. Llegó el dueño, un señor muy amable, nos mostró el lugar. Había una sala comedor pequeña, con tv pantalla plana, todo muy antiguo y poco cuidado. Nos indicó que nuestra habitación quedaba en el último piso, fuimos subiendo las escaleras hasta llegar a una escalera diminuta, con peldaños inclinados que casi no podemos subir con nuestras grandes maletas. Nuestra habitación era muy pequeña, una cama doble y una cama individual. No teníamos tv, ni ventilador. Todo era muy antiguo y desgastado. Nuestra cama tenía un colchón muy incómodo que se caía de lado, y hacía mucho calor. Además, teníamos que compartir el baño, estaba sucio, viejo y no había agua. Realmente nada de lo que decía la reserva. Yo tenía mucho malgenio, sin embargo, decidimos quedarnos a pesar de todo y no dejar que nos amargará el viaje. Sobre este hospedaje no diré su nombre por obvias razones, pero esto nos sirvió de experiencia para tener más cuidado en la búsqueda del hospedaje.

Las únicas cosas buenas que tenía era el wifi, la ubicación y la amabilidad del anfitrión.  Quedaba cerca de la playa, cerca de la Plaza Municipal de barranco y al malecón. Dejamos nuestras maletas y empezamos a caminar todo el lugar. Barranco es muy lindo, muy organizado, el malecón para caminar es hermoso. La vista del mar desde allá arriba es divina. Caminamos mucho hasta que nos cansamos. Llegamos a una tienda local donde nos tomamos una deliciosa cusqueña y finalmente nos devolvimos hacia la plaza. Cerca de la plaza había un restaurante que nos llamó la atención, Restaurante el Tío Mario, cuando llegamos había una fila grande para entrar así que supusimos que era muy rico. Entramos a ese restaurante donde pedimos anticuchos de pollo con chicha morada, inka kola, muy ricos. Totalmente recomendado el restaurante, la comida es deliciosa, la vista muy linda y la atención perfecta. Volvimos al hostal como a las 11 pm después de recorrer todo el malecón.

Al llegar al hostal ya había agua, así que aprovechando nos tocó ducharnos pensando que no volvería. Charlamos un poco con el señor del hostal, nos contó varias cosas sobre lima y la rivalidad que hay entre chilenos y peruanos. Nos causó bastante gracia la forma como defendía su país y lo mucho que sabía de historia. Afortunadamente en la noche entraba mucha brisa por la ventana porque el calor era increíble. Y así termina nuestro primer día. Bastante productivo: D

DSC_0157.JPG

Plaza Municipal de Barranco

DSC_0179.JPG

Malecon

Sigan conmigo disfrutando material exclusivo de este maravilloso viaje! No se arrepentirán 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s